Mesa redonda de los partidos pliticos

Unanimidad en el sector fotovoltaico: “La regulación actual debe cambiar para permitir el despegue del sector en España

Mesa redonda de los partidos pliticos

Mesa redonda de los partidos políticos

Las conclusiones que se sacaron en la mañana del jueves 14 en la jornada organizada por la Unión Española de Fotovoltaica en Oviedo se resumen en el titular de este post:

La regulación actual, definida por el Real Decreto 900/2015 sobre las condiciones que regulan el autoconsumo eléctrico, es un lastre imposible de superar para el desarrollo de la energía fotovoltaica en España.

El sector de la solar fotovoltaica en España ha crecido de una manera abrumadora desde el año 2006, cuando se establecieron las retribuciones a la producción de esta energía mediante generosas primas. En 5 años, la industria española se situó a la cabeza mundial en producción, adquiriendo un “know how” muy relevante, consolidando un tejido empresarial de alto valor añadido y contribuyendo de manera decisiva a la reducción del precio de la tecnología fotovoltaica hasta en un 70% en ese periodo de tiempo.

Cuando había llegado el momento de recoger los frutos de toda la inversión que el Estado había hecho por el crecimiento del sector, parece que se ha tomado la decisión de que había que acabar con él.

Desde el estallido de la crisis, estas retribuciones en forma de primas se han ido recortando paulatinamente, hasta desaparecer totalmente con la moratoria a las renovables en el año 2012.

En la actualidad, el coste de la energía fotovoltaica está muy próximo al coste del KWh que se comercializa, lo que hace de esta una tecnología perfectamente competitiva, capaz de introducirse en el mercado de manera masiva sin incentivos ni subvenciones.

La viabilidad económica de una inversión que haga un particular o una pequeña empresa en placas solares para ahorrar en su factura eléctrica es atractiva, puesto que se puede recuperar la inversión en un plazo de entre 5 y 7 años. Teniendo en cuenta que la vida útil de las placas fotovoltaicas es de unos 20 años, y que el precio de la electricidad se incremente año tras año, hace que el número de instalaciones en autoconsumo se pueda incrementar fuertemente en los próximos años.

Flat_Holm_PV_solar_array_near_Farmhouse

Hasta el año 2015, el régimen de autoconsumo eléctrico, esto es; producir electricidad en el propio lugar de consumo, apoyándose en la red cuando este no era suficiente, estaba regulado por la ley del sector eléctrico, de manera muy básica, puesto que no era una situación habitual.

Desde el despegue de la fotovoltaica, se hacía más que necesario establecer una regulación clara y justa a la que se tuvieran que sujetar los autoproductores.

La respuesta del gobierno, ha sido imponer el famoso RD 900/2015 en el que se establecen una serie de cargos adicionales que debe pagar el productor por la utilización de la red eléctrica como apoyo (el conocido como “impuesto al sol”). Estos cargos son desproporcionados, porque están muy por encima del coste del impacto que se provoca y son discriminatorios respecto a otros usuarios de la red eléctrica.

Además de las trabas financieras y sanciones abusivas por el incumplimiento, el Real Decreto se ha redactado imponiendo toda una madeja de trabas administrativas y burocráticas, que hace que los costes y plazos de tramitación sean un instrumento más de disuasión a la hora de realizar una instalación fotovoltaica para autoconsumo.

 

En la jornada organizada por UNEF en Oviedo han participado en una mesa redonda participantes de todos los partidos políticos del Principado, intervenciones, que, a mi juicio, han servido para poco más que confirmar las posturas que todo el mundo conocía de antemano de cada uno de ellos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *